Testimonials

IMG_6205

Los días miércoles 26 y jueves 27 de noviembre de 2014, se realizó en dependencias de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ubicada en la comuna de Vitacura, Santiago de Chile, el Foro Internacional “Mecanismos de Participación y Consulta en Minería, mejorando el diálogo en Latinoamérica”.

La actividad fue organizada por la Plataforma de Diálogo Minería y Desarrollo Sustentable de Chile, instancia que promueve el diálogo como elemento fundamental para un desempeño más sustentable de la minería, junto al Grupo de Diálogo Latinoamericano, plataforma regional de intercambio y trabajo colaborativo, integrada por grupos e iniciativas de diálogo sobre minería en siete países de América Latina. Contó además con el apoyo de Fundación Casa de la Paz y Fundación Avina.

Participaron más de ochenta representantes de distintos sectores de la sociedad provenientes de Canadá, México, Guatemala, Panamá, Ecuador, Brasil, Perú, Argentina y Chile. Entre los invitados se contó a miembros de comunidades indígenas, campesinos, agricultores, dirigentes sociales y dirigentes sindicales; autoridades de gobiernos, empresas mineras; universidades, centros de estudio y ONGs

Mi rica experiencia con el Grupo de Diálogo Latinoamericano Minería, Democracia y Desarrollo Sostenible nace con la constitución del propio grupo, como una red de espacios de diálogos nacionales que buscaban ir más allá de impactar sus territorios y países. Se conformaba de un grupo de personas de alta capaci​d​ad operativa y gran visón de futuro, que juntos sentían que podían cambiar el modus operandi de todo un sector a nivel regional y global. Tras 3 años de trabajo el GDL, con varias presencias importantes en espacios analíticos y decisorios del sector minero a nivel global e invitaciones de las más especiales hacia los principales eventos del sector, el grupo se consolidó como referencia regional en el diálogo intersetorial transformador y que efectivamente incide en las estructuras y el status quo de la minería en América Latina.

 

El gran desafío del GDL en términos operativos es lograr mecanismos de financiación que le permitan actuar de manera independiente a la industria minera y a la agenda política. Los vínculos que generan los miembros del GDL, desde su actuación tradicional, son una gran calidad y diferencial de su trabajo y son, como consecuencia muy atractivos hacia esos sectores. Es fundamental al GDL, para sostener su trayectoria vencedora, que logre mantener siempre una independencia entre sus fuentes de financiamiento​ y las agendas corporativas o políticas.

En términos de impacto, su mayor desafío seguirá siendo los propios laberintos de la causa a que se dedica. Por más obvio que parezca ser el camino del diálogo el camino más armonioso, las relaciones entre corporaciones, gobiernos y sociedad suelen tender siempre hacia otros rumbos, lo que hace con que la causa del GDL sea interminable.

 

Desde mi tiempo de trabajo en Fundación Avina, tuve la oportunidad de contribuir hacia la construcción de la visión colectiva de futuro del GDL y a participar de sus instancias internas de decisión, lo que me llenó de honor por estar en medio a gente tan calificada por un lado y orgullo por haber podido colaborar con tan bonita trayectoria. Estimo al GDL, vida larga y exitosa.

Paulo Guilherme Rocha, Ex Avina
http://Ex%20Avina

El GDL como todo lo genuino, nace de la necesidad  de compartir y ayudarse mutuamente entre organizaciones y personas dedicadas a promover el diálogo como vía privilegiada para la resolución de conflictos vinculados al desarrollo de las industrias extractivas en la región.

 

En este sentido, el impulso personal vino de visualizar el ejemplo de José Luis Lopez y su trabajo de facilitación del grupo de diálogo peruano y los efectos que esto traía en mejorar las chances de abordar a nivel local y desde las políticas publicas, la problemática de los impactos en conflicto del desarrollo de la minería en el país.

 

Otro de los impulsos estaban asociados a la tendencia, al crecimiento y la intensificación de los conflictos mineros en toda la región, aumentando el nivel de urgencia en la demanda de servicios de mediación y facilitación.

 

En su momento, un referente de la mediación de conflictos por recursos naturales, en el marco de esfuerzos argentinos de animar el dialogo entre la industria minera, el Estado y la sociedad civil, nos planteó que el desafío estratégico era trabajar en el nivel de las políticas publicas y en la construcción de relaciones de confianza entre actores de nivel nacional.

 

Su condición de plataforma nacional, le daba una independencia relativa de cuestiones de coyuntura y también alojaba temas complejos que requerían un abordaje mas vinculado a la discusión sobre políticas publicas o sectoriales que netamente relacionadas al vinculo en torno a proyectos concretos.

 

La necesidad de demostrar que no estábamos haciendo algo en función de un capricho o una idea alocada sin base, en el proceso de la plataforma de dialogo Argentina, también nos impulso a generar una plataforma regional para demostrar que esto era algo que ocurría en toda la región y era una respuesta oportuna a los desafíos que traía el desarrollo de la gran minería metalífera para la región.

 

Finalmente impulso el hecho que el GDL en si mismo se convirtió en un espacio de apuntalamiento no solo institucional sino también personal de aquellos que estábamos con este propósito. El haber podido construir un sentido compartido de propósito y estrategia fue clave. En esta sentido el GDL funcionó como  agrupante, fortalecedor y catalizador de diálogos nacionales  tiene detrás una serie de elementos compartidos.

 

Y los desafíos del GDL para el futuro?

 

Hay varios pero en síntesis mas allá de los obvios asociados a la instititucionalidad, la frescura  y la sustentabilidad económica diría.

 

1)   Incorporar mas plenamente la agenda de empresas y derechos humanos a su narrativa, agenda y herramientas
2)  Ampliar el registro de trabajo de la minería hacia los hidrocarburos propiciando el dialogo en torno a las industrias extractivas en la región
3)  Establecer mas claramente una interlocución con organismos regionales intergubernamentales y sectoriales de las industrias para poder hacer mejor incidencia.
4)   Desarrollar mas capacidades para la incidencia en políticas publicas

5)   Desarrollar mecanismos mas claros para apuntalar diálogos nacionales existentes

Pablo Lumerman, Consultant
http://Fundación%20Cambio%20Democrático

La experiencia de participación en el GDL ha sido muy buena en términos de haber formado una red de personas e instituciones clave que comparten la misión por el diálogo, así como porque creen y buscan fortalecer la democracia en Latinoamérica. A pesar de las diferencias en algunos temas relacionados con las prioridades y urgencias del Estado, la sociedad civil, las poblaciones y las empresas mineras, creo que el GDL ha sido bastante cuidadoso en mantener  coherencia en la mirada multiactor, a pesar de lo difícil que muchas veces ha sido mantener una real neutralidad. La estrategia de generar aliados de diversa procedencia en torno al proceso ha sido clave, más ahora luego de dos años es necesario que vaya orientando el diálogo hacia una agenda más sustantiva.

Omar Varillas, Ex-Coordinador Proyecto Diálogo Sur (Perú)