La experiencia de participación en el GDL ha sido muy buena en términos de haber formado una red de personas e instituciones clave que comparten la misión por el diálogo, así como porque creen y buscan fortalecer la democracia en Latinoamérica. A pesar de las diferencias en algunos temas relacionados con las prioridades y urgencias del Estado, la sociedad civil, las poblaciones y las empresas mineras, creo que el GDL ha sido bastante cuidadoso en mantener  coherencia en la mirada multiactor, a pesar de lo difícil que muchas veces ha sido mantener una real neutralidad. La estrategia de generar aliados de diversa procedencia en torno al proceso ha sido clave, más ahora luego de dos años es necesario que vaya orientando el diálogo hacia una agenda más sustantiva.

Omar Varillas, Ex-Coordinador Proyecto Diálogo Sur (Perú)